¿Qué es la prescripción? ¿y la caducidad?

Cuando los abogados hablamos de la prescripción, nos referimos a los plazos preestablecidos que tienen las acciones que queremos iniciar (como una reclamación o una demanda), y que, si se superan, impiden la posibilidad de presentarlos.

Otro día nos adentraremos en los plazos de prescripción de las acciones que nos incumben, pero hoy vamos a explicar la diferencia que existe entre la prescripción y la caducidad.
En la Universidad, cuando nos explicaron estos dos términos, los compararon con dos animales, un perro y una mariposa, asimilándolos a la prescripción y a la caducidad, respectivamente.
De esta manera:

PRESCRIPCIÓN (Perro): Tienes un plazo para presentar un escrito, por ejemplo una demanda, pero si te faltan datos o pruebas, puedes presentar algún otro escrito para interrumpir el plazo (un burofax o unas diligencias preliminares por ejemplo) y que vuelva a contar el plazo. Esto es lo mismo que si tienes un perro, y no le das de comer en 10 días, pero si al 9º día le das de comer, puede volver a estar otros 10 días sin comer.

CADUCIDAD (Mariposa): Con una mariposa, hagas lo que hagas y le des de comer los días que sea, a los 10 días morirá. Eso pasa con la caducidad, si tienes 10 días para presentar algún escrito, tienes 10 días hagas lo que hagas.

Por supuesto, siempre hay excepciones y matices a tener en cuenta, por eso siempre te recomendamos que acudas a un abogado a pedir asesoramiento.

“Ningún animal ha sufrido daños durante la realización de este post”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *